Inicio > Ángeles y Demonios, Cosmovisión, Dan Brown, Ley Científica, Materialismo, Poythress > ¿Puede la Ciencia Responder a Preguntas Fundamentales?

¿Puede la Ciencia Responder a Preguntas Fundamentales?

Por Vern S. Poythress

“La ciencia ha proporcionado ahora respuestas a casi toda pregunta que el hombre puede formular. Sólo quedan unas cuantas preguntas, y son de carácter esotérico. ¿De dónde venimos? ¿Qué hacemos aquí? ¿Cuál es el sentido de la vida y el universo?”

Langdon estaba atónito. “¿Y estas son las preguntas que el CERN está intentando responder?”

“Corrección. Estas son las preguntas que estamos respondiendo”.

Maximilian Kohler, en Ángeles y Demonios, de Dan Brown.

¿Puede la ciencia responder a las preguntas esenciales? Maximilian Kohler, el personaje de Dan Brown, promete que sí puede. Pero una inspección más inquisitiva sobre la cultura y los métodos de la ciencia revelan limitaciones. La ciencia natural estudia materia y energía y fuerzas e interacciones en tiempo y espacio. En biología estudia la complejidad de las cosas vivas, pero sigue concentrándose en entender éstos en el marco de las fuerzas y materia y energía al fin y al cabo.

Materialismo

A este nivel, las explicaciones nunca pueden sobrepasar la decisión tomada en un comienzo de centrarse en cierto nivel de la estructura de nuestro mundo. Por el bien del progreso y entendimiento a un nivel (el físico-material), restringe su campo de visión a ese nivel. Deja fuera la conciencia, la personalidad humana, el bien y el mal moral, la belleza, la adoración.

Los materialistas estrictos creen que la materia y el movimiento es todo lo que hay o lo que puede haber alguna vez. Pero este es un postulado filosófico, no el producto inevitable del razonamiento científico. Si la ciencia se restringe deliberadamente a sí misma a la dimensión material, sus conclusiones hablarán necesariamente sobre la dimensión material. Las conclusiones pueden ser impresionantes y penetrantes. Pero es una falacia el pensar que éstas establecen que lo material es todo lo que hay. Esta falacia no tiene en cuenta la elección humana de un punto de partida restringido desde el principio.

Los creyentes en el materialismo pueden ser, sin embargo, devotados a su filosofía. Dada la confusión sobre dónde están introducidas furtivamente las asunciones materialistas, a mucha gente le parece que el materialismo gana prestigio por los triunfos y la perspicacia de la ciencia. Lo que es más, el materialismo puede satisfacer hasta cierto punto porque da respuestas a las grandes preguntas, o al menos dice que cierta clase de preguntas no pueden ser respondidas. Según el materialismo, nosotros mismos somos la consecuencia del azar de materia y movimiento. Hemos llegado a ser por el azar, y nuestro destino para el futuro es cuestión de azar.

¿Cuál es entonces el sentido de la vida? La mayoría de la gente quiere una respuesta en términos de propósito y sentido personal. El materialista afirma que no existe tal respuesta, sino que todo sentido se reduce a átomos y movimiento. Es una filosofía lúgubre y severa. Nadie puede vivir a ese nivel de manera consistente, porque ansiamos sentido, amor, belleza.

De modo paradójico, la belleza surge en la misma estructura de las leyes científicas, así también como en el mundo gobernado por estas leyes. Y el materialista no tiene explicación para las leyes en sí. ¿Por qué hay algo en vez de nada? ¿Y por qué hay leyes? De hecho, las leyes reflejan el carácter de un Dios infinito. Nosotros como seres humanos estamos huyendo de Dios. Así que es espiritualmente “conveniente” olvidar las leyes y afirmar que la materia y el movimiento agotan la realidad. Nos quita de la posición en la que necesitaríamos enfrentar nuestra responsabilidad a Dios.

Anuncios
  1. 12 de julio de 2012 en 18:53

    No todos los científicos admiten que la vida es fruto del azar. De hecho, Dawkins sostiene que evolución no opera al azar, sino por la selección natural: competencia y supervivencia.

    No todos los materialistas están de acuerdo con los científicos en la reducción de la naturaleza a meras fuerzas azarosas.

    • 12 de julio de 2012 en 20:07

      Sin embargo, la selección natural viene después de las mutaciones en los genes, que claramente son al azar.

      Siendo simplistas: Una gata pare 15 gatitos; cada uno tiene genes diferentes al otro. Sobrevivirá el que más se ajuste al entorno, que es la selección natural. Pero el hecho de que haya uno que sobreviva, por ajustarse más, es fruto del azar – es el azar (¿estadística?) el que ha mutado sus genes de una manera que le permita sobrevivir.

      Pienso que esta es la posición de todo Darwinista.

  2. 19 de noviembre de 2012 en 17:52

    Muy bueno…

  1. No trackbacks yet.

¡Únete a la conversación!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: