Inicio > Darwinismo, Dawkins, Dios, Materialismo > ¿Se ha desecho la ciencia de Dios?

¿Se ha desecho la ciencia de Dios?

Por John Blanchard

Richard Dawkins, emplazado en la Universidad de Oxford, opera bajo el título de Charles Simonyi Reader and Professor of the Public Understanding of Science. Extraoficialmente, puede ser el ateo más conocido del mundo, en parte como resultado de su libro éxito en ventas El espejismo de Dios (The God Delusion), publicado en 2006. Con estos credenciales, deberíamos esperar que Dawkins contestara al título de este artículo con un rotundo sí, y no nos defrauda. En el programa de televisión Soul of Britain de la BBC, en 1999, salió a escena y soltó con su estilo propio: “Creo que la ciencia realmente ha cumplido la necesidad que la religión cumplía en el pasado, de explicar cosas; por qué estamos aquí, cuál es el origen de la vida, de dónde viene el mundo, sobre qué va la vida… la ciencia tiene las respuestas”.

Si Dawkins tiene razón, la religión es una indulgencia pasada de moda y Dios es un mito irrelevante. ¿Pero tiene razón? La manera más simple de responder a esta pregunta es probar cada una de sus cuatro afirmaciones para ver si pueden ser corroboradas.

La ciencia explica por qué estamos aquí.

En este contexto, “por qué” puede tener uno de dos significados: “¿Cómo hemos llegado aquí?”, o bien, “¿Cuál es el propósito de nuestra existencia?” Como la última de sus afirmaciones toca la segunda pregunta, centrémonos en la primera – y Dawkins no tiene dudas en cuanto a la respuesta: “Es absolutamente seguro decir que si conoces a alguien que afirma no creer en la evolución, esa persona es estúpida, ignorante, o demente (o malvado, pero preferiría no considerar esto)”. Habiendo despachado toda oposición en una sola frase, defiende después la idea que el homo sapiens es el producto por excelencia de una vasta secuencia de especies y tipos estrechamente relacionados, empezando con la primera célula viva y avanzando por los invertebrados, peces, anfibios, reptiles, aves, cuadrúpedos peludos, y mamíferos tipo chimpancé.

Todos los ateos son evolucionistas, y esta es la posición por defecto para el modelo que promueven. Si tienen razón, debemos esperarnos encontrar nuestro planeta repleto de fósiles de formas vivas intermedias – pero simplemente no están ahí. Escribiendo sobre dichos enlaces evolutivos, Colin Patterson, paleontólogo sénior en el Museo de Historia Natural de Londres, dice: “Lo dejaré claro. No existe ni un solo fósil con el cual se pueda hacer un argumento irrefutable”. Por el otro lado, si Dios ha creado las especies totalmente formadas, debemos esperarnos encontrar los restos de innumerables especímenes totalmente formados, todos sin ningún ancestro aparente – y esto es exactamente lo que encontramos.

En los primeros capítulos de Génesis la narración de la creación llega a un clímax con las palabras: “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” (Génesis 1:27), una afirmación que concuerda con todo lo que sabemos sobre nuestras propiedades únicas e impresionantes. Si todo el texto de la Encyclopædia Britannica hubiera llegado a la tierra desde el espacio exterior sería mirada como una prueba irrefutable de la inteligencia extraterrestre. Como el ADN humano contiene vastamente más información organizada que la Encyclopædia Britannica, esto apunta poderosamente a la verdad de la convicción del ganador del premio Nobel Arthur Compton de que, “Una inteligencia suprema ha traído a la existencia al universo y ha creado al hombre”.

La ciencia explica el origen de la vida.

En lo que él llama el argumento principal de El Espejismo de Dios, Dawkins afirma que mientras que tantas cosas parecen haber sido diseñadas, la impresión es falsa, porque levanta una pregunta no contestable: ¿Quién diseñó al diseñador? Dos cosas han de decirse al respecto. Primeramente, ¿dónde está la prueba científica de que la apariencia del diseño nos engañe? No hay ninguna – y negar el diseño antes de discutir el problema va de la mano con afirmar que los milagros son imposibles antes de encontrar si han pasado. Esta forma ilógica de abordar el problema puede que sea de esperar de un estudiante de colegio, pero difícilmente lo es de un profesor universitario de Oxford. Segundo, ¿puede la ciencia demostrar que el diseñador haya tenido que ser diseñado, en otras palabras, que el Creador último haya tenido que ser creado? ¿Hay alguna rama de la ciencia que puede abolir definitivamente toda posibilidad de que haya una persona sobrenatural y no creada?

Como el líder de la filosofía analítica del siglo veinte, Ludwig Wittgenstein, decía, en su monumental Tractatus: “La solución del enigma de la vida en el espacio y tiempo se encuentra fuera del espacio y del tiempo”. Esto está sincronizado de manera precisa con la enseñanza de la Biblia sobre Dios, que es “desde la eternidad y hasta la eternidad” (Salmo 106:48), y su testimonio unánime de que este Creador transcendente y eterno “da vida a todas las cosas” (1 Tim. 6:13).

La ciencia explica de dónde viene el mundo

El origen del universo ha fascinado a las personas desde que empezaron a pensar por primera vez sobre el tema, y los científicos han sugerido una inmensa pila de teorías. Pero la ciencia nunca puede ir más lejos que el momento en el que las leyes en las que confía empiezan a operar. Como Edgar Andrews, profesor emérito de materiales en la Universidad de Londres, observa: “La ciencia, hasta en su punto más especulativo, debe abstenerse de ofrecer alguna explicación o hasta descripción del evento real del origen”.

Esto parece bastante obvio, pero hay ateos que intentan evadir el problema con una ráfaga de oraciones. Peter Atkins, un profesor ateo de química en Oxford, afirma que todo el universo es “una elaborada y agradable reordenación de nada”. Los que sostienen esta idea, más formalmente como la hipótesis de fluctuación cuántica, fueron hábilmente refutados en el New Scientist: “Primeramente había nada, después hay algo… y antes de que te des cuenta se han sacado un billón de galaxias de sus sombreros cuánticos”. En A Brief History of Time, el renombrado científico Stephen Hawking, sin sostener ninguna adherencia religiosa, tiene un enfoque mucho más razonable. Comentando sobre las posibilidades en contra de la increíble complejidad y la perfectamente equilibrada serie de factores fundamentales del universo llegando a existir por azar, escribe: “Sería muy difícil explicar por qué el universo tenía que haber empezado de este modo a no ser por un acto de Dios que intentó crear seres como nosotros”.

Richard Dawkins no solo descarta la justificación bíblica sin más, sino que lo pone a la misma altura que el mito hindú de que el mundo ha sido creado en una batidora de mantequilla cósmica y la noción del oeste de África de que el mundo ha sido creado a partir de los excrementos de hormigas, sino que esto difícilmente se califica como pensamiento serio. C.S. Lewis llegó a una conclusión parecida: “Ninguna teoría filosófica con la que me haya cruzado hasta ahora es una mejora radical de las palabras de Génesis, que dicen: ‘En el principio Dios hizo los cielos y la tierra’”. Afirmar que la ciencia elimina esto es ignorancia disfrazada de inteligencia.

La ciencia explica el sentido de la vida

Es curioso que Dawkins haga tal declaración, ya que sostiene que la vida humana no tiene ningún propósito, describiendo tal idea como “un engaño casi universal”. En un artículo del periódico London’s Observer de 1995, descartó una pregunta sobre el propósito de la vida diciendo, “Pues no hay ningún propósito, y, preguntar que cuál es, es una pregunta estúpida. Está en la misma categoría que, ‘¿Cuál es el color de los celos?’”

En otra parte afirma que la vida es “solo bytes y bytes de información digital” y que los seres humanos son “máquinas de sobrevivir – vehículos robot programados ciegamente para preservar las moléculas egoístas conocidas como genes”, pero esto es completamente inadecuado. No ofrece ninguna explicación sobre el hecho de que como humanos somos seres auto-conscientes y pensantes, con un deseo insaciable de testear datos, desarrollar ideas, ejercitar la imaginación, y hacer decisiones. Tampoco explica nuestro sentido único de dignidad, nuestros gustos estéticos, nuestra habilidad para componer y disfrutar el arte, la música, la literatura, nuestra dimensión moral y nuestros deseos espirituales. Como el distinguido pensador moderno Francis Schaeffer observó: “Nadie ha presentado una idea, para no hablar de haber demostrado que sea posible, para explicar cómo un ser impersonal, más tiempo, más azar, puede dar personalidad”.

Sir John Eccles, un pionero ganador de un Premio Nobel en investigaciones sobre el cerebro, fortalece esto: “La ciencia no puede explicar la existencia de cada uno de nosotros como una personalidad única”. Hasta Steve Jones, un apasionado ateo y profesor de genética en Universiy College, Londres, admite con franqueza: “La ciencia no puede contestar a la pregunta ‘¿Por qué estamos aquí?’” La Biblia puede – y lo hace en las palabras de aquellos que claman a Dios “Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas” (Apocalipsis 4:11).

La ciencia es la búsqueda en curso para la verdad en el mundo natural, y nos alegramos con razón de los numerosos beneficios que la ciencia y la tecnología han traído en nuestras vidas. Ir más lejos de esto y afirmar que la ciencia se ha deshecho de Dios es ascender la fantasía del siglo diecinueve a la condición de hecho del siglo veinte.

—-

Enlace al artículo original: Has Science Got Rid Of God?

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

¡Únete a la conversación!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: