Fe y Conocimiento

8 de septiembre de 2012 Deja un comentario Go to comments

 [Nota: Esta es la cuarta parte de Why I Believe in God, un ensayo del Dr. Cornelius Van Til (1895 –1987), al que he dividido en varios trozos. Puede encontrarse la primera parte aquí, la segunda aquí, y la tercera aquí. Las demás partes serán publicadas en los siguientes días]

Estudios Superiores

Mientras tanto terminemos nuestra historia. A los diez años vine a este país y después de algunos años decidí estudiar para el pastorado. Esto involucró entrenamiento preliminar en un colegio y universidad cristianos. Todos mis profesores juraron enseñar sus asignaturas desde el punto de vista cristiano. ¡Imagínate enseñar no solo religión sino también álgebra desde un punto de vista cristiano! Y esto se hizo. Nos fue dicho que todos los hechos en todas sus relaciones, numéricas así como otras, son lo que son por el plan todo-incluyente de Dios con respecto a ellos. Así, las mismas definiciones de las cosas serían no solamente incompletas, sino del todo erróneas si Dios fuera dejado fuera del panorama. ¿No nos informaron sobre las los puntos de vista de los demás? ¿No oímos sobre la evolución y sobre Immanuel Kant, el gran filósofo moderno que demostró de modo concluyente que todos los argumentos de la existencia de Dios eran inválidos? Oh, sí, escuchamos sobre todas estas cosas, pero había refutaciones y estas refutaciones parecían estar a la altura.

En los seminarios que atendí, más exactamente Calvin, y Princeton antes de su reorganización en líneas semi-modernistas en 1929, la situación era la misma. Así por ejemplo el Dr. Robert Dick Wilson nos solía decir, y, hasta donde podíamos entender los idiomas, enseñarnos a partir de los documentos, que los “críticos superiores” no hicieron nada para dañar razonablemente nuestra fe inocente en el Antiguo Testamento como la Palabra de Dios. En modo similar el Dr. J. Gresham Machen y otros hicieron fuerte su declaración de que el cristianismo del Nuevo Testamento es intelectualmente defendible y que la Biblia está en lo cierto en sus afirmaciones. Puedes juzgar sus argumentos leyéndolos tú mismo. En resumen, escuché la historia del cristianismo histórico y la doctrina de Dios sobre la que está construido una y otra vez desde cada ángulo por aquellos que lo creyeron y fueron más capaces de interpretar su significado.

El contarte esta historia confío que ha ayudado a hacer la pregunta fundamental simple y clara. Ahora sabes con bastante claridad qué tipo de Dios es el Dios del que te estoy hablando. Si mi Dios existe fue Él quien estuvo detrás de mis padres y profesores. Fue Él quien condicionó todo lo que me condicionó en mis primeros años. Pero también fue Él quien condicionó todo lo que te condicionó a ti en tus primeros años de vida. Dios, el Dios del cristianismo, es el Todo-Condicionador.

Como el Todo-Condicionador, Dios es el Todo-Consciente. Un Dios que ha de controlar todas las cosas debe controlarlas “por el consejo de Su voluntad”. Si Él no hiciera esto, sería Él mismo condicionado. Así que mantengo que mi fe en Él y tu falta de fe en Él son igualmente sin sentido si no fuera por Él.

Objeciones Planteadas

A estas alturas probablemente te estés preguntando si he escuchado realmente las objeciones que se plantean en contra de la fe en tal Dios. Pues bien, creo que sí. Las escuché de mis profesores que buscaron responderlas. También las escuché de profesores que creyeron que no podían ser respondidas. Cuando era estudiante en el Seminario de Princeton en verano atendí clases en el Chicago Divinity School. Naturalmente oí la opinión liberal moderna sobre las Escrituras claramente expuesta. Y después de mi graduación en el seminario estuve dos años en la Universidad de Princeton para el trabajo de graduado en filosofía. Ahí las teorías de la filosofía moderna fueron igualmente expuestas y defendidas por hombres muy capaces. Para ser conciso, se me presentaron tantas razones para no creer como las que se me presentaron para creer. Oí en totalidad a ambos lados de aquellos que creían lo que enseñaban.

Me has convencido a decir esto por la expresión de tu cara. Tus gestos sugieren que no puedes entender cómo alguien familiarizado con los hechos y los argumentos presentados por la ciencia moderna y la filosofía puede creer en un Dios que verdaderamente creó al mundo, que realmente dirige todas las cosas del mundo con un plan para el fin que Él tiene para ellos. Pues bien, yo soy solo uno de los muchos que mantienen la antigua fe sabiendo en totalidad lo que dicen la ciencia moderna, la filosofía moderna, y el criticismo bíblico moderno.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

¡Únete a la conversación!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: