Inicio > Cosmovisión, Dios, Por qué creo en Dios, Presuposicionalismo, Serie, Teólogos, Van Til > Mis Disculpas, No Hemos Sido Radicales

Mis Disculpas, No Hemos Sido Radicales

10 de septiembre de 2012 Deja un comentario Go to comments

 [Nota: Esta es la quinta parte de Why I Believe in God, un ensayo del Dr. Cornelius Van Til (1895 –1987), al que he dividido en varios trozos. Para leer la primera, segunda, tercera, o cuarta parte, siga los links. Las demás partes serán publicadas en los siguientes días]

Obviamente no puedo entrar en una discusión sobre todos los hechos y todas las razones que se usan en contra de la creencia en Dios. Están aquellos que han hecho del Antiguo Testamento, así como aquellos que han hecho del Nuevo Testamento, su estudio durante toda su vida. Son sus escritos los que debes leer para una detallada refutación de los puntos sobre el criticismo bíblico. Otros se han especializado en física y biología. A ellos tengo que señalar para una discusión sobre los muchos puntos conectados con temas como la evolución. Pero hay algo que hay por debajo de todas estas discusiones. Y es con ese algo con lo que quiero tratar ahora.

Puede que pienses que me he expuesto terriblemente. En vez de hablar sobre Dios como algo vago e indefinido, según las maneras del modernista, de los Barthianos, y del místico, un dios tan vacío de contenido y tan alejado de la experiencia que no es capaz de exigir nada a los hombres, he desenvuelto la idea de Dios con ciencia “anticuada” y lógica “contradictoria”. Parece que haya puesto sal sobre la herida presentando el tipo de Dios más objetable que he podido encontrar. Debería serte muy fácil explotar mi burbuja. Veo que estás preparado para leerme hectáreas de hechos cogidos de los textos estándar de las universidades sobre física, biología, antropología, y psicología, o para aplastarme con tu tanque de sesenta toneladas cogidas del famoso libro de Kant, Crítica de la Razón Pura. Pero he estado bajo este pesado torrencial muchas veces hasta ahora. Antes de que hagas el esfuerzo de abrir el grifo de nuevo, hay un punto preliminar que quiero traer al frente. Ya me he referido a él cuando estábamos discutiendo el tema del test o del criterio.

El punto es este. No creyendo en Dios, hemos visto, no piensas que eres la criatura de Dios. Y no creyendo en Dios no crees que el universo haya sido creado por Dios. Esto quiere decir que piensas sobre ti mismo y sobre el universo como estando ahí sin más. Ahora bien, si de veras eres la criatura de Dios, entonces tu actitud actual es muy injusta respecto a Él. En tal caso es hasta un insulto hacia Él. Y habiendo insultado a Dios, Su disgusto descansa sobre ti. Dios y tú no estáis en “buenos términos”. Y tienes muy buenas razones para intentar demostrar que no existe. Si existe, te castigará por tu desprecio hacia Él. Llevas entonces gafas coloreadas. Y esto determina todo lo que dices sobre los hechos y las razones para no creer en Él. Has tenido tus picnics y tus partidas de caza en Su territorio sin pedirle permiso. Has cogido los racimos de la viña de Dios sin pagarle nada y has insultado a Sus representantes que te pidieron que lo hicieras.

Tengo que pedirte disculpas llegados a este punto. Nosotros los que creemos en Dios no siempre hemos dejado clara nuestra posición. Suficientemente a menudo hemos hablado contigo sobre hechos y razones válidas como si hubiéramos estado de acuerdo contigo sobre lo que estas cosas son en realidad. En nuestros argumentos para la existencia de Dios frecuentemente hemos asumido que tú y nosotros tenemos un área de conocimiento en el que estamos de acuerdo. Pero realmente no concedemos que veas ningún hecho en ninguna dimensión de la vida correctamente. En realidad pensamos que tienes gafas coloreadas sobre tu nariz cuando hablas sobre pollos y vacas, así como cuando hablas sobre la vida de después de la muerte. Deberíamos haberte dicho esto de una manera más clara que como lo hemos hecho hasta ahora. Pero ciertamente estábamos un poco avergonzados por lo que habrías pensado que es una posición muy extraña o extrema. Estábamos tan ansiosos de no ofenderte a ti que hemos ofendido a nuestro propio Dios. Pero no nos atrevemos a presentarte a nuestro Dios como más pequeño o menos exigente de lo que es en realidad. Quiere ser presentado como el Todo-Condicionador, como el lugar en el que hasta aquellos que lo niegan han de  emplazarse.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 15 de septiembre de 2012 en 0:13

¡Únete a la conversación!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: