Un Adán Bíblico y Científico, parte II

[Puede leer la primera parte aquí]

Por Vern S. Poythress

¿Ningún propósito?

Primeramente, deberíamos distinguir entre dos cosas, el tema del propósito y el tema del proceso gradual. Son diferentes. De acuerdo a las enseñanzas de la Biblia, Dios está continuamente involucrado en dirigir el mundo providencialmente. Está íntimamente involucrado en procesos regulares y graduales; Su presencia no está confinada a milagros y excepciones. Los siguientes versículos de la Biblia ilustran el involucramiento de Dios:

Tú eres el que viertes los manantiales en los arroyos;van entre los montes. (Salmo 104:10)

Él hace brotar el heno para las bestiasy la hierba para el servicio del hombre,para sacar el pan de la tierra. (Salmo 104:14)

Pones las tinieblas, y es de noche;en ella corretean todas las bestias de la selva. (Salmo 104:20)

Envías tu espíritu, son creadosy renuevas la faz de la tierra. (Salmo 104: 30)

En particular, Dios es activo en la formación de la vida humana en el vientre de una madre:

Tú formaste mis entrañas;me hiciste en el vientre de mi madre. (Salmo 139:13)

Dios es activo como causa primaria además de las causas secundarias que están involucradas en el nacimiento de las aguas, el crecimiento de la hierba, la venida de la oscuridad, el nacimiento de los animales, y la gestación y nacimiento de los seres humanos. Dios tiene propósitos en todos estos eventos. Dentro del cuadro presentado en la Biblia, los análisis científicos de las causas secundarias describen cómo Dios cumple sus propósitos – lo hace a través de procesos graduales.

Supongamos ahora, por amor al argumento, que el cuadro comúnmente aceptado del gradualismo es verdad, esto es, que procesos puramente graduales produjeron todas las cosas vivientes. Este cuadro es perfectamente compatible con Dios habiendo hecho todo esto para sus propios propósitos.[1] Cuando el Darwinismo dice que el proceso es “sin propósito”, podría significar simplemente que la investigación científicamente, estrechamente entendida, no es competente para discernir los propósitos, sino solo los procesos. Pero en la mente de la mayoría, el Darwinismo es mucho más: implica que la falta de propósito del proceso está definitivamente establecido. Y esta afirmación sobrepasa las pruebas y la competencia de la ciencia. Es en realidad una afirmación filosófica y religiosa. Solo tiene sentido si una persona ya conoce  o cree que Dios no existe y que Dios no puede tener propósitos que Él cumple en procesos graduales. La creencia pasa encubiertamente; no es una inferencia solo a partir de datos crudos.

Lo que es más, la creencia sobre la ausencia de propósito tiene el potencial de retroalimentarse en la investigación científica e influenciar la interpretación científica. Si no hay Dios o si no hay propósito, el gradualismo es virtualmente la única opción, y los adherentes pueden cogerse a él sin crítica.[2]

Gradualismo

Consideremos ahora el segundo problema, el problema del gradualismo. Según el cuadro de la Biblia, Dios puede obrar como Él quiera. Muchas veces trabaja a través de procesos graduales, como hemos observado. La regularidad de estos procesos refleja la fidelidad de Dios. Pero Él no es un prisionero de estos procesos. Su dominio sobre el mundo es lo que establece los procesos en primer lugar.[3] Él es libre de obrar excepcionalmente, cuando Él así lo quiera. El aspecto experimental de la ciencia es posible por las regularidades de la norma de Dios. Pero, correctamente entendida, la ciencia está sujeta a Dios y no puede presumir de dictarle a Él lo que tiene que hacer. No puede prohibir las excepciones. Así, las excepciones son posibles en el caso de eventos únicos e irrepetibles, como es el origen del universo, el origen de la primera vida, y el origen de los seres humanos. Los procesos graduales que representan los medios habituales que Dios utiliza en su dominio pueden tener excepciones.

Se ha convertido ahora en una costumbre para los representantes más conocidos del Darwinismo el decir que la discusión de posibles excepciones no es cosa de la ciencia sino de la religión. Por supuesto depende de cómo define uno ciencia. Pero también depende de cómo define uno religión. Si el Darwinismo dice que los eventos involucrados en los orígenes de la vida no tienen propósito, está haciendo una declaración cuasi-religiosa sobre la falta de involucramiento por parte de Dios. Si dice que no hay excepciones al gradualismo, también presume de saber de antemano cómo Dios interaccionará con la vida, y esa es también una declaración religiosa. El ateísmo es una “religión” en este sentido, porque hace una afirmación sobre Dios, más exactamente, que no existe. Y el Darwinismo es una “religión” en este sentido, porque hace afirmaciones sobre el involucramiento de Dios.

La característica principal aquí es que dentro de la corriente principal de la cultura moderna el Darwinismo no es visto como religioso, sino meramente “neutral” y “científico”. ¿Por qué? Porque las asunciones religiosas ya han sido incorporadas en la teoría “científica” en la forma de asunciones subyacentes sobre la falta de propósito y gradualismo. Se nos dice simplemente que “esto es como se hace ciencia”.[4] Por el prestigio cultural de la ciencia y de los científicos, mucha gente simplemente acepta el estado presente de las cosas como si fuera la única posibilidad. Pero una vez que cuestionamos las asunciones  subyacentes, se hace claro que hay otras maneras posibles de interpretar el significado de la ciencia: la ciencia estudia las regularidades del dominio providencial de Dios, y puede hacer esto sin hacer asunciones que prohíben la idea de propósitos divinos o que prohíben los actos excepcionales de Dios.

Interpretando las pruebas

Ahora podemos retornar a considerar las similitudes entre el ADN humano y el ADN de chimpancé. ¿Qué significan estas pruebas? Depende del marco que tenemos para interpretarlas. Si nuestro marco es el Darwinismo, con su falta de propósito y gradualismo, claramente las similitudes confirman el cuadro estándar del gradualismo. Postulamos unas series graduales de mutaciones por la cual una piscina común de ancestros se separa gradualmente en una línea proto-humana y proto-chimpancé. Las pruebas confirman el marco porque ya poseemos el marco.

Si, por el otro lado, usamos un marco en el que Dios tiene propósitos, puede actuar o bien gradual o bien excepcionalmente. Cualquiera que sean los medios que Él use, el ADN es fundamentalmente Su diseño. Las similitudes son el producto de su diseño inteligente. Tanto las similitudes como las diferencias tienen propósitos en la mente de Dios (aunque no podemos presumir de un conocimiento detallado sobre todos sus propósitos). Estos testifican sobre su sabiduría, tanto si ha formado la situación presente a través de procesos graduales o por medio de uno o más actos excepcionales. No podemos presumir de decir que sabemos sólo cómo lo ha hecho sin mirar tanto los datos como cualquier cosa que hayamos llegado a conocer sobre Dios.

Las similitudes más impresionantes entre los humanos y los chimpancés están en muchas de las regiones de código de las proteínas dentro del ADN. Eso es comprensible desde el punto de vista del diseño, porque las proteínas son la columna vertebral de la maquinaria química dentro de una célula. Las células tienen que tener un mecanismo para el metabolismo, para la división de células, para traducir el ADN en proteínas, para tratar con las toxinas, y para responder al entorno.  La maquinaria tiene que  llevar a cabo muchas cosas iguales en muchas células de muchos tipos, por lo que no debería sorprendernos que haya similitudes entre las proteínas no solo entre el hombre y el chimpancé sino en todo el mundo de los seres vivos. Dios pudo haber hecho estas asombrosas similitudes por medio de procesos graduales, si así lo eligió; pero esto depende de Él.[5]

Dado el prevaleciente marco Darwinista, es natural que los medios de comunicación se centren en las asombrosas similitudes en las regiones de código proteínicas, porque supuestamente confirman el marco Darwinista. En los informes populares, las dificultades que nacen de las diferencias en otras regiones del ADN son dejadas en silencio, evitadas, con la esperanza de que serán explicados por el mismo marco en el futuro. Sin ninguna mala intención, las pruebas naturalmente seleccionadas para ponerlas en primera plana son las pruebas que “confirman” antes que las pruebas que siguen siendo problemáticas. Pero antes de que las personas comunes sean impresionadas por estas afirmaciones, se deberían preguntar a  ellas mismas si las afirmaciones están coloreadas por las asunciones del marco.[6]

¿Tiene sentido que Dios haya creado a los seres humanos con tanta similitud a los animales? De nuevo, está en mano de Dios el cómo quiere hacerlo. Si quiere hacer similitudes, puede hacerlo – tantas como Él quiera. Tenemos que investigar, no presumir de antemano saber cómo Él lo haría.

La Biblia no ofrece detalles sobre la composición química u otros temas técnicos sobre el cuerpo humano. Dios ha escrito la Biblia para todos nosotros para hablarnos sobre Él y sobre lo que es importante para nuestra vida práctica, no para abrumarnos con detalles técnicos que mucha gente no entendería. Pero es interesante que la Biblia sí dé pistas sobre las similitudes entre los seres humanos y el mundo animal. Génesis 2:7 dice que, cuando Dios hizo al hombre, “fue el hombre un ser viviente”. La expresión “ser viviente” es la misma que la expresión usada en Génesis 1:20,21, y 24 para describir a los animales. El hombre es creado del “polvo de la tierra” (2:7), lo que también apunta al material común del que su cuerpo es formado. El hombre hecho en la imagen de Dios es supremo sobre los animales (1:28), pero Él también tiene una solidaridad definida con ellos. El lenguaje sobre “la imagen de Dios” subraya la unicidad humana, pero hasta aquí hay una similitud subordinada. La Biblia indica que Adán engendró un hijo “conforme a su imagen” (Génesis 5:3). Este proceso de dar imagen a través del engendramiento tiene analogías a la reproducción animal, tales que hasta la gente de la antigüedad podía observar. El patrón común del engendramiento deriva por analogía de Dios, quien es Dios el Padre en relación a su Hijo divino.[7] Este patrón original está reflejado de manera analógica en todos los patrones de similitud que vemos entre los seres vivientes.

———

[La tercera parte se encuentra publicada aquí]
———

[1] Similarmente Alvin Plantinga distingue entre procesos evolutivos guiados y no guiados (Where the Conflict Really Lies: Science, Religion, and Naturalism [Oxford: Oxford University Press, 2011], 16-17, 39, 55, 63).

[2] Lennox, God’s Undertaker, 96-99.

[3] Vern S. Poythress, Redeeming Science: A God-Centered Approach (Wheaton: Crossway, 2006), esp. cap. 1.

[4] Sobre el “naturalismo metodológico,” ver ibídem, ch. 19.

[5] Por la “redundancia” (“degeneración”) en el código AND, dos codones diferentes, consistentes en triplets como CTT y CTA, pueden codificar para el mismo aminoácido, como la leucina. A pesar del hecho de que codones diferentes pueden codificar el mismo aminoácido, distintas especies tienden a reusar el mismo codón en las mismas posiciones en proteínas análogas. Esta prueba no es explicado meramente por referencias a funciones proteínicas comunes. Así que una explicación adicional tiene que ser ofrecida, y por supuesto el Darwinismo la da en la forma de descendencia común y modificación gradual.

[6] Sobre la importancia de los marcos de interpretación, ver Thomas S. Kuhn, The Structure of Scientific Revolutions: 50th Anniversary Edition (4ª ed.; Chicago: University of Chicago Press, 2012).

[7] Ver Poythress, Redeeming Science, ch. 18.

Anuncios

¡Únete a la conversación!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: