Archivo

Archive for 22 julio 2013

“Fe en la humanidad: Restaurada”, y otros mitos

22 de julio de 2013 Deja un comentario

Uno a veces se pregunta cuántas estupideces le quedan por ver en esta vida, si con solo 21 años ha visto más tonterías de las que se pensaba que un humano podría resistir. Quizá sí que estemos evolucionando al fin y al cabo, y nos hagamos inmunes a toda cosa imbécil. Sin más preámbulos, esta es la razón de mi entrada: se me ha dado un link al artículo de un blog, llamado “21 fotos que restaurarán tu fe en la Humanidad” y quiero analizar uno de sus puntos. No tomando en cuenta el hecho de que no son 21 fotos, sino 21 situaciones, y no queriendo criticar tampoco el amor exagerado y patético que a veces se tiene hacia los animales, son las dos primeras fotos (primera situación) las que serán el objeto de mi profunda, y seria, burla.

Un breve resumen del contexto:

Dónde: Sobre la faz de la Tierra – eso es suficiente (bueno, Chicago).

Cuándo: En nuestros tiempos “progres” (que coincide con los tiempos de los juicios de Dios)

Acontecimiento: Parada Gay.

Qué: Un grupo de así llamados cristianos se presentan en la parada gay con camisetas diciendo “Lo siento”, y carteles con más de lo mismo, con el objetivo de pedir perdón a los homosexuales por la homofobia que hay en la iglesia.

pic1

Hasta aquí tengo que comentar tres cosas:

La primera, si una persona A daña a una persona B, y si la persona C no es en ningún caso responsable de la persona A, entonces no tiene ningún sentido que C pida disculpas a B. ¿Qué resuelves? Eso no cambia nada. En el caso de los payasos vestidos con camisetas negras en cuestión, lo único que hacen es hacer público que ellos apoyan a los gays, pero eso no cambia en nada ni la actitud de la iglesia hacia los homosexuales, ni la de los homosexuales hacia la iglesia. Quizá si los homosexuales se dieran con la cabeza del suelo en repetidas ocasiones llegarían a la conclusión de que los hombres de negro hablan en nombre de todos los cristianos. Hasta entonces, no pensarán eso, y bien hacen, porque desde luego que no hablan en nombre de todos los cristianos. De hecho, no hablan en nombre de ninguno que toma en serio el nombre de cristiano.

La segunda se refiere a qué quieren decir por homofobia.

homofobia.

(Del ingl. homophobia).

  1. 1.       f. Aversión obsesiva hacia las personas homosexuales.

Así es como la Real Academia Española define homofobia. Si queremos sin embargo ser más fieles al original, “phobia” significa “miedo” en griego. ¿Miedo a los homosexuales? Creo que no viviré para conocer a una persona así.

Sin afirmar que no hay cristianos cuya aversión por los homosexuales sea exagerada (pero no soy yo quien tiene que pedir disculpas por ellos), sí puedo decir con toda confianza que la gran mayoría de cristianos no son homófobos. ¿Que rechazamos las prácticas homosexuales, y su estilo de vida, y estamos en contra del matrimonio de dos personas del mismo sexo, y decimos que lo que hacen es pecado y por causa de pecado? ¡Completamente! ¿Pero eso es homofobia? En ningún caso. Así como Marx no era capitalismófobo, ni Nietzsche cristianófobo, ni Cristo fariseófobo, los que rechazan el homosexualismo tampoco pueden llamarse homófobos. El término induce al error, y está planeado para que lo haga. El truco está en que si dices que no eres homófobo entonces te aplauden, porque no estás en contra. Si dices que lo eres, entonces te tachan de intolerante y violento y retrasado. ¿Dónde está el término medio, aquel de rechazarlo simplemente (aunque con vehemencia)?

La tercera, dos de los carteles rezan así:

“Siento que los cristianos os juzguen”, y otro “Siento cómo os ha tratado la iglesia”.

Si nos vamos a llamar cristianos, sigamos las enseñanzas de Aquel de quien tenemos el nombre prestado: “No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio” (Juan 7:24). Y eso es lo que Él dice. Si no lo haces, no te llames cristiano. Lo que está implícito en el cartel, supongo, es que está mal juzgar el homosexualismo porque el homosexualismo es bueno. Y estoy listo para hacer tal declaración (de que el homosexualismo es bueno) en cuanto queme mi Biblia (es decir, rechace a Cristo). Lo que, por cierto, no haré.

Sobre la otra frase, quizá sea yo un ignorante, pero hasta ahora no he visto demasiada violencia hacia los homosexuales por parte de las iglesias en general, o cristianos en particular. Demasiada o ninguna. ¿Cómo los ha tratado la iglesia? No violentamente, desde luego. Pero quizá se refieran a sus sentimientos; quizá hayamos herido sus sentimientos. Quizá al decirles que se arrepientan de su pecado hemos sido insensibles con ellos. Me saltarían las lágrimas si no fuera porque ni yo ni ningún cristiano tiene que arrepentirse de ello. ¡Claro que hemos herido sus sentimientos, por todos los cielos! Al igual que se hieren los sentimientos de los que están en las cárceles. Se llama decir la verdad, algo a lo que no estamos muy acostumbrados. ¿Te imaginas a un ladrón que cuando le cogen diga: “Espera… no… ¿quieres decir que… que… que soy un ladrón? ¡Hieres mis sentimientos!”? Y bien que están, heridos. Mejor eso que el infierno de los que no se arrepienten.

Pero bien, veamos el desenlace de tan cremosa historia:

pic2

¿No es bonito? El homosexual que va en calzoncillos por la calle acepta las disculpas de unos falso-cristianos que no tienen derecho a pedir dichas disculpas. Cuán tierno.

No sé tú, mi querido lector, pero a mí no me es difícil ver lo ridículo de la situación. Lo primero, el pedir disculpas. Es lo que el mundo quiere de los cristianos, que pidan disculpas, que se pongan en el suelo  y laman los pies de todo aquel que ha sido injuriado. A Juan el Bautista se le tuvo que cortar la cabeza antes de que retirase sus palabras de condenación sobre la vida sexual de Herodes. Pero no seguimos a nuestros padres en la fe, sino a persona[je]s como Gandhi. Y así lo llevamos.

Vuelve a ver la segunda foto. ¿Es eso lo que quieres? ¿Lo que quieres es aceptar y afirmar a unas personas cuya máxima forma de expresión es ir en calzoncillos por la calle? ¿Lo llamas a eso virtud?

Ridículo.

Repetiré de nuevo la situación: Cierta gente que dice seguir una cierta religión niega los principios de esta misma religión al aceptar y abrazar a personas cuya exprexión más pura de su estilo de vida es ir casi desnudos por la calle, probablemente borrachos.

¿Restaurada la fe en la humanidad? Sólo si eres imbécil. De hecho, es un rasgo distintivo de los necios tener fe en la humanidad.

Categorías:Uncategorized Etiquetas: ,

Un Adán Bíblico y Científico

18 de julio de 2013 Deja un comentario

Habiendo publicado ya todas las partes del artículo escrito por Vern S. Poythress, “A biblical and scientific Adam”, pongo a disposición del lector los enlaces a todos las partes, así como enlaces a su descarga en formato eBook.

——

Formato EPUB (Lectores en general)

Formato MOBI (Para Amazon Kindle)

——

Parte I

Parte II

Parte III

Parte IV

Parte V

——

¡Que sea de utilidad!

Un Adán Bíblico y Científico, parte V

11 de julio de 2013 Deja un comentario

Por Vern S. Poythress

[Puede leer la primera parte aquí, la segunda aquí, la tercera aquí, y la cuarta aquí]

¿Hace cuánto vivieron Adán y Eva?

Los estudios sobre la población genética sí parece que sugieren largos períodos para las poblaciones humanas pasadas. Números entre 40000 años, 100000 años, o más brotan en varios artículos. ¿Cómo evaluamos estos grandes números? Para empezar, deberíamos observar que estos números dependen todos de modelos matemáticos que se basan en asunciones sobre el pasado. Los modelos asumen que el pasado es como el presente, y que las tasas de mutación y de otros procesos genéticos permanecen iguales. Si recibimos la instrucción de la Biblia, debemos tener cuidado sobre tales asunciones. Las asunciones pueden ser correctas, pero puede que no: La caída en el pecado resultó en una maldición que puede haber tenido efectos extendidos y multi-generacionales sobre la humanidad.

Además, deberíamos intentar entender la información que la Biblia nos da con sus registros genealógicos (primariamente en Génesis 5 y 10). En sus conocidos cálculos cronológicos, el arzobispo Ussher asumió que los registros genealógicos principales en Génesis 5 y 10 no tuvieron huecos, esto es, que no omitieron nombres para generaciones intermedias. Con esta asunción, calculó hacia atrás a una fecha de la creación en el 4004 a.C. Pero la Biblia no dice en ningún lado que sus genealogías no tienen huecos. Lo que es más, la genealogía de Mateo 1:2-16 pone el nombre de Uzías justo después de Joram (v. 8). Cuando lo hace, omite los nombres de las generaciones intermedias, Ocozías, Joás, y Amasías, que 2 Crónicas 22-25 menciona. Mateo 1:8 tiene entonces un “hueco”.

William Henry Green hizo un extenso análisis de las genealogías bíblicas y concluyó que es posible que contengan huecos.[1] Si es así, los huecos significan que no se puede utilizar el procedimiento de Ussher de la suma de los años en las genealogías para obtener una fecha para la creación de Adán y Eva. La Biblia simplemente no nos dice hace cuánto tiempo ocurrió. Por lo tanto, Adán y Eva pudieron haber vivido más atrás en el tiempo.[2]

Tres lados del análisis

La pregunta acerca de Adán y Eva es un desafío por varias razones. Por un lado, la investigación de la información genómica en primates y en otros seres vivos continúa a muy buen ritmo. Lo que parecía conclusiones firmes en la emoción en una etapa temprana podría ser modificado posteriormente. Necesitamos paciencia para evaluar la investigación.

En medio de la rápida expansión de la investigación, las demandas populares realizadas en nombre de la ciencia caen fácilmente víctimas de uno de estos tres errores: Se extralimitan o exageran las implicaciones de la evidencia, malinterpretan el significado de la investigación técnica, o argumentan en círculo, asumiendo el principio de la evolución puramente gradualista al comienzo de su análisis.

Además, la pregunta acerca de Adán y Eva contiene varias dimensiones. Tiene un punto de vista científico, porque el razonamiento científico sobre los huesos de homínidos[3]  o similitudes de ADN o la genética de poblaciones se cita a favor de descartar a Adán y Eva.[4] En su mayor parte nos hemos centrado en este aspecto científico. Pero la cuestión también tiene un lado se centra en la interpretación bíblica, ya que una de las preguntas es lo que la Biblia enseña en los varios pasajes que mencionan a Adán y Eva, o ambos. [5] Tiene un lado teológico, porque la teología se encarga de la tarea de resumir la enseñanza de la Biblia en su conjunto, y preguntar sobre sus implicaciones para nuestra comprensión del cristianismo, para nuestra comprensión de nosotros mismos como seres humanos (¿somos descendientes de Adán, cuyo pecado se ha traducido en el pecado humano universal?), y para nuestra vida.[6]

Compromisos

Yo soy un seguidor de Cristo. Así que no vengo a este problema de una manera religiosamente neutral.[7] Pero tampoco hay nadie que lo haga. La ciencia misma no puede ser practicada sin una fe o confianza pre científica.[8] Por ejemplo, los científicos deben creer (1) que el mundo muestra regularidades, (2) que los seres humanos tienen una mente tan en sintonía con estas regularidades que tienen la oportunidad de discernirlas (3) que el examen del mundo y la experimentación sobre sus regularidades son éticamente legítimos, y (4) que los científicos deberían y en su mayor son honestos en su examen del mundo y en los informes de sus conclusiones.

Podemos distinguir entre las formulaciones aproximadas de las leyes científicas de los científicos y de las leyes reales que “están ahí fuera”, los sistemas de regularidades en los que los científicos creen incluso antes de que hagan sus investigaciones. He argumentado en otro lugar que la ley verdadera es la palabra de Dios, por la cual Él gobierna el mundo.[9] Todos los científicos realmente dependen de Dios. Pero, dentro de nuestro ambiente secularista moderno, muchos científicos intentan reemplazar a Dios por una concepción impersonalista de la ley – la ley es sólo una especie de mecanismo cósmico.

La diferencia es más que académica. Si las leyes son impersonales y mecánicas, no puede haber excepciones a las regularidades observadas. Por otro lado, si Dios como un Dios personal está gobernando el mundo, sus efectos personales pueden incluir varias dimensiones. Él es fiel en Su gobierno y Su fidelidad lleva a las regularidades. Al mismo tiempo, está involucrado personalmente en relación con los seres humanos, y sus implicaciones personales y compromisos personales puede conducir a actos especiales de acuerdo con los propósitos especiales. Nadie puede detenerlo de trabajar excepcionalmente si Él así lo desea.

Entendiendo la creación de los seres humanos

Este punto de vista de la participación de Dios tiene implicaciones para Adán y Eva. Le corresponde a Dios el cómo quiere llevar la creación del mundo. Él es soberano. Él especifica todas las leyes que los científicos exploran más adelante. ¡Él no es una víctima o un prisionero de sus propias leyes! Él puede, si quiere, crear nuevas especies a través de un proceso gradual; también puede crear en maneras únicas.[10]

Dios nos dio la Biblia para guiarnos. Esta guía incluye instrucciones con respecto a nuestra comprensión de lo que somos como seres humanos y nuestra comprensión del pecado como rebelión contra Dios y una interrupción de una creación buena inicialmente. Lo más significativo es que también incluye la buena noticia de la redención del abismo del pecado, realizada por Cristo. Si entendemos los propósitos de Dios de esta manera de la Biblia,[11] podemos seguir confiando que Él nos dio un relato fidedigno cuando habló acerca de Adán y Eva. Ellos existieron, y fueron especialmente creados, “a imagen de Dios.” Debido a la caída de Adán, todos estamos sujetos al pecado (1 Corintios 15:21-22, Romanos 5:12-21). Debemos venir a Cristo para salvación.

FIN.


[1] William Henry Green, “Primeval Chronology,” BSac 47 (1890): 285-303.

[2] Génesis 4:2 describe a Caín y Abel dedicándose en la agricultura y en el pastoreo de ovejas. Esta descripción ha sugerido a algunos intérpretes que el texto se refiere al periodo Neolítico (alrededor del 10.00 a.C.), cuando los arqueólogos pueden ver pruebas de estas actividades. Pero Caín y Abel puede que hayan vivido antes. Puede que hayan dado los primeros pasos, y nunca haber tenido sus pasos abortados por el declive humano por causa del pecado. Para una discusión de otras opciones para la interpretación de Génesis 4-5 uno puede consultar cualquier tomo de comentarios del AT. Derek Kidner discute concisamente las genealogías (Genesis: An Introduction and Commentary [London: InterVarsity, 1967], 82-83).

[3] Sobre la evaluación de fósiles, ver Casey Luskin, “Human Origins and the Fossil Record,” en Science and Human Origins; también Bloom, “On Human Origins: A Survey.”

[4] Para valoraciones críticas de las declaraciones de los medios de comunicación más importantes, uno puedo ver sitios web como “Evolution News and Views” (http://www.evolutionnews.org/) y “Reasons to Believe” (www.reasons.org), que responden a noticias de actualidad.

[5] Gaffin, “Foreword”; C. John Collins, Genesis 1–4: A Linguistic, Literary, and Theological Commentary (Phillipsburg, N.J.: Presbyterian & Reformed, 2006).

[6] See Gaffin, “Foreword,” ix-xxv.

[7] Vern S. Poythress, “Evaluando las afirmaciones de los ateos”, https://decivitatedeiblog.wordpress.com/2012/07/20/testing-atheist-claims/

[8] Michael Polanyi analiza el element del compromiso personal más extensamente en Personal Knowledge: Towards a Post-Critical Philosophy (Chicago: University of Chicago Press, 1964).

[9] Poythress, Redeeming Science, esp. ch. 1.

[10] Sobre la cuestión más amplia sobre el origen de varios tipos de vida, ver ibídem, ch. 18; sobre la creación de Eva, ver ibídem, 249-51.

[11] Las discusiones sobre la autoridad y propósitos bíblicos son por supuesto voluminosas. Ver particularmenete John M. Frame, The Doctrine of the Word of God (Phillipsburg, N.J.: Presbyterian & Reformed, 2010).

Un Adán Bíblico y Científico, parte IV

5 de julio de 2013 2 comentarios

[Puede leer la primera parte aquí, la segunda aquí, y la tercera aquí]

¿Importa la no funcionalidad?

Y ahora, por amor al argumento, supongamos que el caso de que el 98 por ciento del genoma humano fuera bioquímicamente no funcional. ¿Sería este resultado decisivo para nuestra comprensión de la naturaleza humana y de los orígenes humanos? No, porque no conocemos la mente de Dios. La no funcionalidad, si hubiera existido, seguiría teniendo que ser interpretada, y se ha de tener un marco para llevar a cabo tal interpretación. Más de un marco es posible, como hemos indicado. Si el marco es el Darwinismo, la no funcionalidad confirma las afirmaciones Darwinistas sobre el carácter falto de propósito de la evolución. Si el marco incluye una afirmación del control providencial de Dios – una afirmación repetidamente encontrada en la Biblia – entonces Dios tiene Sus propósitos, tanto como si podemos o no discernirlos. Muchos de los caminos de Dios están más allá de ser encontrados. El hecho de que no podemos entender propósitos no significa que Dios no tenga ninguno.

Y hay al menos un posible propósito que está de hecho sugerido por la enseñanza de la Biblia sobre la creación del hombre – y es la solidaridad. El hombre es creado tanto como para dominar como para tener solidaridad con los animales y las plantas sobre los que tiene dominio. La solidaridad puede ser extensa, y si alguna parte del ADN demostraría no tener ninguna funcionalidad bioquímica, tendría que seguir incluyendo o bien recordatorios de la caída del hombre o bien recordatorios de que la creación originalmente no caída, aunque buena, fue un punto de comienzo que llevaría a algo aún mejor, un nuevo cielo y una nueva tierra (Apocalipsis 21:1). Así, hasta si, por amor al argumento, nos imagináramos a nosotros mismos en un mundo en el cual una gran parte del ADN es no funcional desde una perspectiva bioquímica estrecha, podría seguir siendo el caso de que Dios podría darle una “función” en un nivel completamente diferente, como una expresión o de la solidaridad o recordatorios de la caída o recordatorios de una esperanza para el futuro. Es presuntuoso afirmar que, si no pudiésemos encontrar ninguna función dentro de los límites estrechos, podríamos hacernos firmes conclusiones sobre los propósitos de Dios o sobre la falta de propósito.

El cuello de botella de la mínima población

Deberíamos también considerar argumentos sobre el tamaño de población. Una buena cantidad de afirmaciones se han hecho sobre la base de estudios de la presente diversidad genética en la población humana. Los análisis estadísticos supuestamente enseñan que nunca hubo una sola pareja humana original, sino una población más grande; números entre 5000 y 10000 son vistos alguna vez como números mínimos para cualquier “cuello de botella” de la población en la ascendencia humana.

(Un “cuello de botella” es un punto en el tiempo en el cual la población de un grupo baja temporalmente a un número pequeño. Una población puede bajar de repente si una hambruna o plaga u otro desastre de se lleva de una vez la mayoría de la población.)

Por ejemplo, un estudio del año 1994 de Francisco Ayala et al. se centró en polimorfismos (variaciones múltiples entre secuencias de ADN alineadas) que “son compartidas entre las especies contemporáneas”.[1] Dado que los polimorfismos son compartidos por más de dos especies, tienen que haber sido transmitidos por un grupo de ancestros comunes, y el grupo tiene que haber sido lo bastante grande como para contener todas las variaciones en la secuencia de ADN que coinciden entre las diferentes especies. El estudio estima que cualquier cuello de botella de población debe de haber incluido “muchos miles de individuos”.[2]

El resultado parece impresionante, pero hay dificultades. El área genético particular en el que se centró el estudio de Ayala fue el complejo histocompatible mayor [histocompatibility complex (MHC), n.tr.], que está involucrada en la respuesta inmunológica. Esta área particular cambia más rápidamente con el tiempo que cualquier área del genoma, porque los seres humanos y otros animales son forzados a adaptar sus sistemas inmunológicos a nuevos desafíos de parásitos atacantes, bacterias, y otros invasores. Lo que es más, nuevas amenazas invasoras puede confrontar a humanos y otros animales simultáneamente, y cambios similares en el MHC pueden pasar en más de una especie en respuesta a los desafíos. Así que similitudes en variaciones en el MHC de diferentes especies pueden resultar de desafíos invasores comunes. Un artículo del 2006 reexamina las pruebas MHC y concluye que “la mayoría de la diversidad MHC es generada de novo [esto es, dentro de la especie humana] y no el resultado de heredad entre especies como se pensó originalmente (Figueroa et al. 1988; Lawlor et al. 1988). Este resultado finalmente hace que haya concordancia con el número de población y los datos evolutivos genéticos, lo que firmemente concluye que un estrecho cuello de botella [¡] ha ocurrido al principio de nuestra especie (Cann et al. 1987; Hammer 1995), un hecho inconsistente con el flujo masivo de alelos de una especie a la siguiente como se requeriría por el postulado entre especies (Ayala et al. 1994).”[3]

Es de notar que el citado que se acaba de ofrecer cita el estudio de Ayala de 1994 e implica que se encuentra ahora obsoleto.

Dennis Venema cita varias líneas de pruebas en lo que concierne al tamaño de la población humana.[4] Un estudio por Albert Tenesa et al. analiza el desequilibrio de eslabonamiento.[5] No podemos entrar en detalles sobre el análisis técnico. El estudio de Tenesa depende en asunciones sobre tasas de mutación constantes y tasas de cruces de cromosomas (recombinaciones) constantes. Hasta si se dan por hecho tales asunciones, el estudio indica que hay una limitación efectiva de lo lejos que uno puede explorar en el pasado.[6] La información basada en correlaciones entre lugares cercanos en una cromosoma explora hasta un punto más lejano en el pasado, pero el análisis siempre resulta en números que representan una media estimada a lo largo de muchas generaciones en la población humana. Consecuentemente, los números principales, como 3100 para poblaciones no africanas y 7500 para la población africana, representan poblaciones medias a lo largo de muchas generaciones.[7] No dicen nada ni de una manera ni de la otra sobre si el tamaño decreció rápidamente a dos individuos en un pasado más distante.

Otra línea de evidencia usa casos donde el ADN humano coincide con el ADN de gorila más que con el de chimpancé. Dos estudios técnicos que apoyan Venema cita y que le apoyan asumen que la ascendencia común es la explicación de estas similitudes, y después usan modelos matemáticos para estimar la media y la población mínima del grupo de ancestros comunes para humanos y chimpancés. Un papel da como número principal una población de 52000 a 96000,[8] mientras que los otros dan de 12000 a 21000.[9] Si uno da por hecho las asunciones que llevan a estos números, describen el tiempo en el que los linajes que eventualmente llevarían a los humanos y a los chimpancés se separaron inicialmente. Directamente no dicen nada sobre si hubo un cuello de botella más tarde en el tamaño de población en el linaje que llevaría a los humanos.[10] Dejando abierta la pregunta, el estudio de hecho no excluye la posibilidad de un cuello de botella consistente de una única pareja – Adán y Eva.

Deberíamos, sin embargo, tener cuidado con tener en cuenta las asunciones que se incluyen en el papel cerca del comienzo. El estudio asume que un proceso puramente gradualista llevó a la raza humana, y después intenta calcular, basado en esa asunción y en otras, cuál podría ser el tamaño de la población media en el cual el linaje proto-chimpancé y proto-humano divergieron inicialmente. Las asunciones incorporadas implican que un cuello de botella más tardío que consistía en una única pareja humana seguiría siendo puramente gradualista en esencia: La pareja habría aparecido por procesos normales de nacimiento y crecimiento de primates, y diferirían solo gradualísticamente de sus padres. La asunción del gradualismo conduce entonces a un cuadro general que difiere con el de la enseñanza bíblica sobre Adán y Eva. Pero las diferencias entonces crecen de la asunción del gradualismo, no de las pruebas genéticas en sí.

Otro estudio usa la diversidad genética entre humanos de hoy para estimar el número de la población media a lo largo del pasado remoto, y ofrece nueve estimaciones diferentes en la región de los 10000.[11] Pero estos números dependen de los modelos que asumen una población constante a lo largo de muchas generaciones.[12] Los números en realidad nos dan medias aproximadas a lo largo de largos períodos de tiempo, así que no dicen nada sobre la posibilidad de dos individuos originales.

———

[La quinta parte será publicada en unos días]
———

[1] Francisco J. Ayala et al., “Molecular Genetics of Speciation and Human Origins,”Proceedings of the National Academy of Science USA 91, no. 15 (19 de Julio, 1994): 6787-94 [6787], http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC44284/?tool=pubmed (accessed September 26, 2012).

[2] Ibid., 6787.

[3] Takashi Shiina et al., “Rapid Evolution of Major Histocompatibility Complex Class I Genes in Primates Generates New Disease Alleles in Humans via Hitchhiking Diversity,” Genetics 173 (July 2006): 1569; see also Ann Gauger, “The Science of Adam and Eve,” in Ann Gauger, Douglas Axe, and Casey Luskin, Science and Human Origins (Seattle: Discovery Institute Press, 2012), 105-22.

[4] Dennis R. Venema, “Genesis and the Genome: Genomics Evidence for Human-Ape Common Ancestry and Ancestral Hominid Population Sizes,” Perspectives on Science and Christian Faith 63, no. 3 (2010): 166-78,http://www.asa3online.org/PSCF/2010/08/20/genesis-and-the-genome-genomicsevidence-for-human-ape-common-ancestry-and-ancestral-hominid-population-sizes (accessed September 26, 2012).

[5]  Albert Tenesa et al., “Recent Human Effective Population Size Estimated from Linkage Disequilibrium,” Genome Research 17 (2007): 520-26, http://genome.cshlp.org/content/17/4/520 (accessed September 26, 2012).

[6] “… pairwise r2 was calculated … only for SNP pairs between 5 kb and 100 kb apart … to avoid the influence of gene conversion on observed LD at SNPs that are closer [and that might otherwise probe more remote times]” (ibid., 521).

[7] Ibid., 524.

[8] Feng-Chi Chen and Wen-Hsiung Li, “Genomic Divergences between Humans and Other Hominoids and the Effective Population Size of the Common Ancestor of Humans and Chimpanzees,” American Journal of Human Genetics 68 (2001): 444-56, http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1235277/ (accessed September 27, 2012).

[9]  Ziheng Yang, “Likelihood and Bayes Estimation of Ancestral Population Sizes in Hominoids Using Data From Multiple Loci,” Genetics 162, no. 4 (2002): 1811-23, http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12524351 (accessed September 26, 2012).

[10] In fact, Chen and Li explicitly mention the issue of a bottleneck at a later time: “The human lineage apparently has undergone a significant reduction in effective population size since its separation from the chimpanzee lineage” (“Genomic Divergences,” 455).

[11] Zhongming Zhao et al., “Worldwide DNA Sequence Variation in a 10-kilobase Noncoding Region on Human Chromosome 22,” Proceedings of the National Academy of Sciences of the USA 97, no. 21 (October 10, 2000): 11354-58,http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC17204/ (accessed September 26, 2012). This paper is one of many that use data from present-day human genetic diversity.

[12] Zhao et al. (ibid., 11355) uses two models: (1) G. A. Watterson, “On the Number of Segregating Sites in Genetical Models without Recombination,” Theoretical Population Biology 7 (1975): 257; and (2) Fumio Tajima, “Evolutionary Relationship of DNA Sequences in Finite Populations,” Genetics 105 (October 1983): 438,http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1202167/ (accessed September 26, 2012). Subsequent to writing my article, I have also had my attention drawn to another technical article, Stephen T. Sherry et al., “Alu Evolution in Human Populations: Using the Coalescent to Estimate Effective Population Size,” Genetics 147, no. 4 (1997): 1977-82,http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1208362/ (accessed January 21, 2013), which also depends on Watterson’s 1975 model (p. 1978 col. 2) and shares the same limitations.