Archivo

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Científicos del Instituto de la Evolución de Rusia aseguran que el mono viene del hombre.

27 de agosto de 2013 Deja un comentario

Reblogueo esto no porque esté de acuerdo; es simplemente porque esto saca a luz lo poco creíble o poco establecido de la teoría darwinista.

Paleorama en Red. Prehistoria y Arqueología en Internet

¿Humor?

Investigadores rusos del Instituto de Ecología y Evolución de la Academia de Ciencias de Rusia expusieron sus versiones que ponen en duda la teoría de Charles Darwin sobre el origen y evolución del hombre.

Ver la entrada original 323 palabras más

Anuncios
Categorías:Uncategorized

“Fe en la humanidad: Restaurada”, y otros mitos

22 de julio de 2013 Deja un comentario

Uno a veces se pregunta cuántas estupideces le quedan por ver en esta vida, si con solo 21 años ha visto más tonterías de las que se pensaba que un humano podría resistir. Quizá sí que estemos evolucionando al fin y al cabo, y nos hagamos inmunes a toda cosa imbécil. Sin más preámbulos, esta es la razón de mi entrada: se me ha dado un link al artículo de un blog, llamado “21 fotos que restaurarán tu fe en la Humanidad” y quiero analizar uno de sus puntos. No tomando en cuenta el hecho de que no son 21 fotos, sino 21 situaciones, y no queriendo criticar tampoco el amor exagerado y patético que a veces se tiene hacia los animales, son las dos primeras fotos (primera situación) las que serán el objeto de mi profunda, y seria, burla.

Un breve resumen del contexto:

Dónde: Sobre la faz de la Tierra – eso es suficiente (bueno, Chicago).

Cuándo: En nuestros tiempos “progres” (que coincide con los tiempos de los juicios de Dios)

Acontecimiento: Parada Gay.

Qué: Un grupo de así llamados cristianos se presentan en la parada gay con camisetas diciendo “Lo siento”, y carteles con más de lo mismo, con el objetivo de pedir perdón a los homosexuales por la homofobia que hay en la iglesia.

pic1

Hasta aquí tengo que comentar tres cosas:

La primera, si una persona A daña a una persona B, y si la persona C no es en ningún caso responsable de la persona A, entonces no tiene ningún sentido que C pida disculpas a B. ¿Qué resuelves? Eso no cambia nada. En el caso de los payasos vestidos con camisetas negras en cuestión, lo único que hacen es hacer público que ellos apoyan a los gays, pero eso no cambia en nada ni la actitud de la iglesia hacia los homosexuales, ni la de los homosexuales hacia la iglesia. Quizá si los homosexuales se dieran con la cabeza del suelo en repetidas ocasiones llegarían a la conclusión de que los hombres de negro hablan en nombre de todos los cristianos. Hasta entonces, no pensarán eso, y bien hacen, porque desde luego que no hablan en nombre de todos los cristianos. De hecho, no hablan en nombre de ninguno que toma en serio el nombre de cristiano.

La segunda se refiere a qué quieren decir por homofobia.

homofobia.

(Del ingl. homophobia).

  1. 1.       f. Aversión obsesiva hacia las personas homosexuales.

Así es como la Real Academia Española define homofobia. Si queremos sin embargo ser más fieles al original, “phobia” significa “miedo” en griego. ¿Miedo a los homosexuales? Creo que no viviré para conocer a una persona así.

Sin afirmar que no hay cristianos cuya aversión por los homosexuales sea exagerada (pero no soy yo quien tiene que pedir disculpas por ellos), sí puedo decir con toda confianza que la gran mayoría de cristianos no son homófobos. ¿Que rechazamos las prácticas homosexuales, y su estilo de vida, y estamos en contra del matrimonio de dos personas del mismo sexo, y decimos que lo que hacen es pecado y por causa de pecado? ¡Completamente! ¿Pero eso es homofobia? En ningún caso. Así como Marx no era capitalismófobo, ni Nietzsche cristianófobo, ni Cristo fariseófobo, los que rechazan el homosexualismo tampoco pueden llamarse homófobos. El término induce al error, y está planeado para que lo haga. El truco está en que si dices que no eres homófobo entonces te aplauden, porque no estás en contra. Si dices que lo eres, entonces te tachan de intolerante y violento y retrasado. ¿Dónde está el término medio, aquel de rechazarlo simplemente (aunque con vehemencia)?

La tercera, dos de los carteles rezan así:

“Siento que los cristianos os juzguen”, y otro “Siento cómo os ha tratado la iglesia”.

Si nos vamos a llamar cristianos, sigamos las enseñanzas de Aquel de quien tenemos el nombre prestado: “No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio” (Juan 7:24). Y eso es lo que Él dice. Si no lo haces, no te llames cristiano. Lo que está implícito en el cartel, supongo, es que está mal juzgar el homosexualismo porque el homosexualismo es bueno. Y estoy listo para hacer tal declaración (de que el homosexualismo es bueno) en cuanto queme mi Biblia (es decir, rechace a Cristo). Lo que, por cierto, no haré.

Sobre la otra frase, quizá sea yo un ignorante, pero hasta ahora no he visto demasiada violencia hacia los homosexuales por parte de las iglesias en general, o cristianos en particular. Demasiada o ninguna. ¿Cómo los ha tratado la iglesia? No violentamente, desde luego. Pero quizá se refieran a sus sentimientos; quizá hayamos herido sus sentimientos. Quizá al decirles que se arrepientan de su pecado hemos sido insensibles con ellos. Me saltarían las lágrimas si no fuera porque ni yo ni ningún cristiano tiene que arrepentirse de ello. ¡Claro que hemos herido sus sentimientos, por todos los cielos! Al igual que se hieren los sentimientos de los que están en las cárceles. Se llama decir la verdad, algo a lo que no estamos muy acostumbrados. ¿Te imaginas a un ladrón que cuando le cogen diga: “Espera… no… ¿quieres decir que… que… que soy un ladrón? ¡Hieres mis sentimientos!”? Y bien que están, heridos. Mejor eso que el infierno de los que no se arrepienten.

Pero bien, veamos el desenlace de tan cremosa historia:

pic2

¿No es bonito? El homosexual que va en calzoncillos por la calle acepta las disculpas de unos falso-cristianos que no tienen derecho a pedir dichas disculpas. Cuán tierno.

No sé tú, mi querido lector, pero a mí no me es difícil ver lo ridículo de la situación. Lo primero, el pedir disculpas. Es lo que el mundo quiere de los cristianos, que pidan disculpas, que se pongan en el suelo  y laman los pies de todo aquel que ha sido injuriado. A Juan el Bautista se le tuvo que cortar la cabeza antes de que retirase sus palabras de condenación sobre la vida sexual de Herodes. Pero no seguimos a nuestros padres en la fe, sino a persona[je]s como Gandhi. Y así lo llevamos.

Vuelve a ver la segunda foto. ¿Es eso lo que quieres? ¿Lo que quieres es aceptar y afirmar a unas personas cuya máxima forma de expresión es ir en calzoncillos por la calle? ¿Lo llamas a eso virtud?

Ridículo.

Repetiré de nuevo la situación: Cierta gente que dice seguir una cierta religión niega los principios de esta misma religión al aceptar y abrazar a personas cuya exprexión más pura de su estilo de vida es ir casi desnudos por la calle, probablemente borrachos.

¿Restaurada la fe en la humanidad? Sólo si eres imbécil. De hecho, es un rasgo distintivo de los necios tener fe en la humanidad.

Categorías:Uncategorized Etiquetas: ,

Las Presuposiciones No Científicas de la Ciencia

20 de enero de 2013 Deja un comentario

La ciencia presupone una uniformidad de la naturaleza, la confianza en las facultades cognitivas como la percepción de los sentidos y facultades de razonamiento, y la posibilidad de conocimiento del mundo exterior; por no mencionar otras presuposiciones metafísicas (y algunos filósofos de la ciencia dirían religiosas), como por ejemplo que el mundo es simple (una presuposición necesaria para usar la simplicidad/navaja de Ockham como una virtud teorética para ayudar con la selección de teorías). Ninguna de estas son declaraciones científicas sino  que la ciencia presupone o descansa en ellas para su inteligibilidad.

Fuente: Defeating 100 Reasons – Christianity is Unscientific

Por Qué Creo en Dios – Cornelius Van Til

9 de noviembre de 2012 Deja un comentario

Con la compleción de la traducción de todo el ensayo del Dr. Van Til, coloco aquí todas las partes para una mejor accesibilidad:

  1. Parte 1.
  2. Parte 2.
  3. El Valle de Los Ciegos.
  4. Fe y Conocimiento.
  5. Mis Disculpas, No Hemos Sido Radicales.
  6. La Cama De Procusto.
  7. Sin Papeles.
  8. Leopardos, Etíopes, Agnósticos, y Ateos.
  9. Previo Al Argumento, Era Dios.

Previo al Argumento… Era Dios

20 de octubre de 2012 Deja un comentario

[Nota: Esta es la novena y última parte de Why I Believe in God, un ensayo del Dr. Cornelius Van Til(1895 –1987), al que he dividido en varios trozos. Para leer la primera, segunda, tercera, cuarta, quinta, sexta, séptima, u octava parte, siga los links. Las demás partes serán publicadas en los siguientes días]

Bus leavingVeo que quieres irte a casa. Y no te culpo; el último autobús parte a las doce. Me gustaría conversar en otra ocasión. Te invito a cenar el próximo domingo. Pero he pinchado tu burbuja, así que puede que no vuelvas. Y aún así puede que lo hagas. Eso depende del placer del Padre. En el fondo de tu corazón sabes muy bien que lo que he dicho sobre ti es verdad. Sabes que no hay unidad en tu vida. No quieres al Dios que por Su consejo ofrece la unidad que necesitas. Tal Dios, dices, no permitiría nada nuevo. Así que ofreces tu propia unidad. Pero esta unidad debe, por tu propia definición, no matar aquello que es totalmente nuevo. Así que debe estar en contra de lo que es completamente nuevo y para nada tocarlo, nunca. Y de este modo por tu lógica hablas sobre posibilidades e imposibilidades, pero todo este hablar es al aire. Por tus propios criterios nunca puede tener nada que ver con la realidad. Tu lógica afirma tratar con problemas eternos e invariables; y tus hechos son cosas totalmente cambiantes; y “nunca las dos se encontrarán”. Así que has dejado sin sentido tu propia experiencia. Con el hijo pródigo estás en las pocilgas de cerdos, pero puede ser que, a diferencia del pródigo, rehusarás volver a la casa del padre.

Por el otro lado por mi creencia en Dios yo sí tengo unidad en mi experiencia. Por supuesto que no la clase de unidad que tú quieres. No una unidad que es el resultado de mi propia determinación autónoma sobre lo que es posible. Sino una unidad que está por encima de la mía y anterior a la mía. Sobre la base del consejo de Dios puedo buscar hechos y encontrarlos sin destruirlos previamente. Sobre la base del consejo de Dios puedo ser un buen físico, un buen biólogo, un buen psicólogo, o un buen filósofo. En todos estos campos uso mis capacidades de orden lógico para ver tanto orden en el universo de Dios como se le pueda dar a ver a una criatura. Las unidades, o sistemas que yo hago, son verdaderas porque son indicaciones genuinas hacia la unidad básica original que se encuentra en la unidad de Dios.

Mirándome veo tanto orden como desorden en todas las esferas de la vida. Pero miro al orden y al desorden en luz de Aquel que Ordena, Quien está detrás de ambos. No necesito negar ninguna de ellas por el interés a favor del optimismo o a favor del pesimismo. Veo a los grandes hombres de la biología buscando diligentemente bajo cada piedra para demostrar que la doctrina de la creación no es verdadera con respecto del cuerpo humano, solo para regresar y decir que el eslabón perdido sigue estando perdido. Veo a los grandes hombres de la psicología buscando a lo hondo y a lo lejos en la subconsciencia, del niño y del animal, para demostrar que las doctrinas de la creación y de la providencia no son verdaderas con respecto del alma humana, solo para regresar y admitir que el abismo entre la inteligencia del animal y del hombre es tan grande como siempre lo fue. Veo a los grandes hombres de la lógica y de la metodología científica buscar en las profundidades de lo trascendental para una validez que no será llevada por la corriente siempre cambiante de lo que es totalmente nuevo, solo para regresar y decir que no pueden encontrar ningún puente desde la lógica a la realidad, o desde la realidad a la lógica. Y aún así encuentro a todos estos, aunque estando cabeza abajo, declarando muchas cosas que son ciertas. Tan solo necesito poner sus declaraciones de pie, haciendo a Dios en vez de al hombre como el centro de todo, y tengo una exposición maravillosa de los hechos tal como Dios ha pretendido que los viera.

Y si mi unidad es lo suficientemente comprensible para incluir los esfuerzos de aquellos que lo rechazan, es lo suficientemente largo hasta para incluir aquello que los que han sido rectificados por la regeneración no pueden ver. Mi unidad es la de un niño que pasea con su padre por el bosque. El niño no tiene miedo porque su padre lo conoce todo y es capaz de manejar cualquier situación. Así que sin reparos acepto que hay algunas “dificultades” con respecto a creer en Dios y a Su revelación en la naturaleza y a las Escrituras que no puedo resolver. De hecho hay misterio en cada relación con cada hecho con el que me enfrento, por la razón de que todos los hechos tienen su explicación final en Dios cuyos pensamientos son más altos que mis pensamientos, y cuyos caminos son más altos que mis caminos. Y es exactamente aquel tipo de Dios el que necesito. Sin tal Dios, sin el Dios de la Biblia, el Dios de la autoridad, el Dios que es auto-contenido y por consiguiente incomprensible al hombre, no habría sentido en nada. Ningún ser humano puede explicar el sentido de ver a través de todas estas cosas, sino solo el que cree en Dios tiene el derecho a sostener que sí hay una explicación.

Puedes ver que cuando fui joven fui condicionado desde todos lados; no pude no creer en Dios. Ahora que soy mayor sigo sin poder dejar de creer en Dios. Ahora creo en Dios porque, a menos que le tenga a Él como el Todo-Condicionador,  la vida es Caos.

No te convertiré al final de mi argumento. Pienso que el argumento es válido. Mantengo que la creencia en Dios no es meramente tan razonable como otra creencia, o incluso un poco o indefinidamente más probablemente verdadera que otra creencia; mantengo que a menos que creas en Dios no puedes creer lógicamente en ninguna otra cosa. Pero como creo en tal Dios, un Dios que te ha condicionado a ti tanto como a mí, sé que puedes, para tu propia satisfacción, con la ayuda de los biólogos, de los psicólogos, de los lógicos, y de los críticos de la Biblia, reducir todo lo que he dicho esta tarde a meras divagaciones circulares de un autoritariano sin esperanza. Pues bien, mis divagaciones han sido, puedes estar seguro, circulares; han hecho que todo se  vuelva a Dios. Ahora te dejaré con Él, y con Su misericordia.

Fin.

28 de septiembre de 2012 Deja un comentario

clip_image001¿El Evangelio de la Esposa de Jesús? Cuando El Sensacionalismo Se Disfraza de Erudición

Por Albert Mohler

El mundo entero cambió el martes. Al menos, eso es lo que muchos nos quieren hacer creer. La revista Smithsonian, publicada por la Institución Smithsonian, declara que la noticia difundida el martes fue “propenso a enviar sacudidas por el mundo de la erudición bíblica – y más allá” ¿En serio?

¿Qué era esta noticia? La profesora Karen King de la Escuela de Divinidad de Harvard anunció en una conferencia en Roma que se había identificado un fragmento de papiro antiguo que incluye la frase: “Jesús les dijo: ‘Mi esposa.’” En cuestión de horas, los titulares de todo el mundo anuncian la convocatoria con titulares como “Antiguos Papiros Que Podrían dar Evidencia de que Jesús Tuvo Una Esposa” (The Telegraph).

Ver la entrada original 1.707 palabras más

Categorías:Uncategorized