Archivo

Posts Tagged ‘ciencia’

¿Existe Dios? Debate de Gordon Stein y Greg Bahnsen

20 de febrero de 2014 Deja un comentario

Os presento el debate entre el ateo Gordon Stein y el cristiano Greg Bahnsen subtitulado, provisto por Fundamento Firme.

El Hombre Razonable de Bill Nye – El Choque Central de Cosmovisiones del Debate Ham-Nye

11 de febrero de 2014 Deja un comentario

Por Abert Mohler 

El debate de anoche entre Bill Nye y Ken Ham atrajo una gran audiencia internacional y no hay escasez de controversia, incluso antes de empezar. Bill Nye, cuyo principal medio de presencia es como “el Tío de la Ciencia”, y Ken Ham, co-fundador de Respuestas en Génesis (Answers In Genesis) y fundador del Museo de la Creación, se enfrentaron en un debate real sobre una de las cuestiones más importantes que la mente humana puede contemplar. Eso es un gran logro.
Disfruté de un asiento de primera fila en el debate, que tuvo lugar mientras una gran tormenta de invierno rugía en el exterior, vertiendo grandes cantidades de nieve y hielo y provocando lo que la policía local anunció como una “Clase Dos” de emergencia climática. En el interior del Museo de la Creación había suficiente calor, y el debate se llevó a cabo sin ningún contratiempo. Afortunadamente, también se llevó a cabo sin acritud.

La controversia inicial sobre el debate se centró en la crítica de Bill Nye, incluso para aceptar la invitación. Muchos científicos evolucionistas, como Richard Dawkins y Jerry Coyne, se niegan a debatir el tema, en la creencia de que cualquier debate público ofrece legitimidad a los que niegan la evolución. Nye fue criticado por muchos evolucionistas líderes, quienes argumentaron públicamente que nada bueno podía salir del debate.

Curiosamente, esto recuerda a los famosos debates sobre la evolución que tuvieron lugar en la Inglaterra del siglo XIX, cuando los clérigos anglicanos enfrentaron a los científicos evolucionistas tempranos en (en su mayoría) intercambios públicos civiles. En aquel entonces, fueron los eclesiásticos los que fueron criticados por sus colegas por participar en el debate. Ahora se le ha dado la vuelta a las cosas, indicando de alguna manera la distancia entre la situación intelectual de entonces y de ahora.

Por supuesto, Bill Nye podría haber sentido algún tipo de obligación moral para debatir la cuestión, ya que había lanzado un ataque unilateral contra los padres creacionistas en un video que se difundió el año pasado. En ese video, Nye dijo a los padres creacionistas:

[S]i desean negar la evolución y vivir en su mundo, en su mundo que es completamente inconsistente con todo lo que observamos en el universo, todo bien, pero no hagan que sus hijos lo hagan, porque los necesitamos. Necesitamos a los votantes con conocimientos científicos y contribuyentes para el futuro. Necesitamos gente capaz –necesitamos ingenieros que pueden construir cosas, resolver problemas “.

Pero si bien fue Nye quien lanzó el ataque, no llegó al debate en un modo defensivo. Como protegido del difunto Carl Sagan y el actual director general de la Sociedad Planetaria, Nye estaba en plena forma anoche, llevando su usual pajarita, e impecablemente vestido con un traje muy caro. Tomó notas con un instrumento de escritura fina. Me gusta su estilo.

Sigue leyendo el artículo en El Evangelio Según Jesucristo.

Los Juicios Hipócritas del Ateísmo

9 de noviembre de 2013 Deja un comentario

Por Eduardo Marroquín. Publicado originalmente en su blog, Logos Devar.

A menudo escuchamos a muchos ateos quejarse de la gran intolerancia que vive la sociedad cuando los grupos religiosos predican que quién no esté de acuerdo con ellos se va para el infierno. Podemos escuchar grandes conferencias en donde los líderes del ateísmo se dedican horas a criticar, señalar, burlarse y quejarse de la religión y en particularmente quejarse de esta sentencia condenatoria. Sin embargo muy pocas personas se percatan del doble discurso moral que los ateos presentan, y esto es debido principalmente a que los ateos al igual que las religiones consideran que están en la verdad y que por más dura que esta sea la gente tiene el derecho y el deber de escucharla.


¿Pero qué es realmente lo que predica el ateísmo?

Bueno la respuesta a esta pregunta no es sencilla ya que existen varios tipos de ateísmo, sin embargo me enfocaré un poco más en el llamado “nuevo ateísmo” (o neo-ateísmo), cuyos representantes más emblemáticos son  Richard Dawkins, Sam Harris, Daniel Dennett y el ya fallecido Christopher Hitchens. En el neo-ateísmo hay un énfasis fuerte en el cientificismo, es decir en la creencia en que la ciencia y solo la ciencia es el método para adquirir conocimiento. Debido a este énfasis en el nuevo ateísmo se ha tratado de explicar o encontrar a través de la ciencia las respuestas a muchas interrogantes de importancia en la vida humana.

Entre estas interrogantes se encuentran cuestiones de ética, moral y propósito, que sin duda alguna a priori podemos determinar que no son cuestiones científicas, sin embargo al haber convertido la ciencia en una especie de cosmovisión y/o filosofía, el ateo pretende dar o encontrar respuestas a todo tipo de cuestiones a  través del método científico o la investigación científica.

Aquí es donde nos topamos con un muro de hierro, ya que en los lugares donde la ciencia no puede penetrar simplemente se interpreta su silencio y en este sentido el nuevo ateísmo ha interpretado el silencio de la ciencia en temas morales, juicios éticos y preguntas de propósito como que dichas cosas no existen. Ahora bien, esto no se queda entre las cuatro paredes del ateísmo, esto ha salido de esas cuatro paredes y se ha vuelto en una predicación fervorosa de parte de muchos ateos, la reacción ha sido así, ellos hablan del sin sentido del universo, del sin sentido de la existencia humana, de la falta de un propósito para la existencia humana y de la muerte absoluta inminente. Esto no parece tan diferente de lo que ellos se quejan, es decir ellos hablan de una “condenación natural” , en donde la naturaleza nos tiene condenados a morir sin posibilidad de misericordia o salvación, en donde el universo entero se confabula para hacernos desaparecer por siempre, en donde no hay esperanza, no hay resurrección, no hay un más allá, etc.

Sin duda alguna muchos ateos saltarán y dirán, “eso es lo que la ciencia dice”, tal y como algún creyente afirma la autoridad de su clero o su libro sagrado y con esa autoridad te dicen incluso que es lo que pasa cuando mueres. Así mismo el ateo en su firme creencia en que la ciencia responde (o responderá) todo se apoya arbitrariamente para emitir este tipo de sentencias condenatorias.

El problema detrás de esto
Lo que existe acá es que todos tenemos una forma de interpretar la vida y la muerte, y es de esa manera como a muchos de nosotros al interesarnos este tema queremos realmente expresar qué es lo que pensamos y de qué manera podemos ofrecer respuestas a los demás, pero aquí es donde se junta la doble moral, porque por un lado señalamos los juicios condenatorios de otras religiones pero al mismo tiempo nosotros también emitimos dichos juicios condenatorios. Por último quiero reproducir un comentario que escribí hace algún tiempo en el blog de un amigo: “[El ateo] me sorprende mucho porque cada día que pasa parece ser una persona más inconsistente y más incapaz de siquiera poner en práctica como mínimo lo fundamental de su cosmovisión, se queja de la crianza y enseñanza cristiana por hablar de temas como el infierno pero él considera que vivimos en un universo sin propósito , sin valor, en donde al ser humano se le tiene que bajar del pedestal en el que lo han subido y considerarnos en el mismo nivel que un animal al que puedes quitarle la vida si no cumple con los estándares que ellos han inventado ex-nihilo y que no pueden explicar. Él predica la muerte absoluta de la raza, el sinsentido de la vida y la falsa noción del bien moral y todo esto sin ofrecer mayor explicación que un argumento ad-ignorantiam. Sin embargo viene a quejarse de que los cristianos somos intolerantes, cómo no va a estar equivocado en cuanto a nosotros si nunca se preocupó por sacar la viga de su ojo.

El Origen del Darwinismo, Parte V – Precursores de la Llegada del Darwinismo

20 de agosto de 2013 Deja un comentario

[Las partes anteriores se encuentran en los siguientes links: Parte I, Parte II, Parte III, Parte IV)

Por Greng Bahnsen

Hegel

Hegel

Georg W.F. Hegel acentuó el tema de la conversión [o, transformación, aquí y en el resto del artículo, n.tr.], progreso, o desarrollismo encontrado en los filósofos vistos anteriormente. En Jena, Hegel completó su primera obra mayor, La Fenomenología del Espíritu, dos años antes del nacimiento de Charles Darwin. Empieza a ser bastante evidente que Darwin vivió en una edad saturada de proceso y especulación evolucionista. El universo de Hegel era una unidad de pensamiento morado por el Espíritu universal, un todo racional con un Espíritu Absoluto como su realidad final. La razón es tanto la substancia como la energía infinita del universo.[1] La llave a la naturaleza y la historia, dijo Hegel, era verlos como la dialéctica racional del Espíritu Absoluto moviéndose a la auto-realización; esto es, el Espíritu Absoluto expresa una dialéctica de la existencia (de la existencia a su antítesis, la nada, y después a la síntesis de ambos en la conversión) haciéndose objetivo a sí mismo en la naturaleza y la historia. Así, Hegel llama a la naturaleza un templo de Dios lleno de su presencia.[2] Para evitar la abstracción, el Espíritu Absoluto requiere lo diferente, sobre lo cual puede llegar a la auto-realización. Desde esa perspectiva Hegel formula una teoría de la evolución del Espíritu Absoluto.

Dios como una abstracción no es el verdadero Dios: solo como el proceso vivo de plantear a Su otro, el Mundo (que concibió en términos divinos en Su Hijo), y primero en la Unión con su otro, como Espíritu, puede ser sujeto.[3]

Hegel tomó prestado el modelo de la Trinidad de sus días como estudiante de teología en Tubingen y lo presentó como la tríada cósmica; universalizó la Trinidad para abrazar la totalidad del proceso del mundo. Para entender esto uno debe recordar que según Hegel, el Espíritu Absoluto no solo se objetiviza a sí mismo en la naturaleza y la historia, sino que también se subjetiviza a sí mismo en sujetos individuales y personales, así permitiendo la unión con Dios. Para Hegel esto significa que no hay separación entre lo finito y el Espíritu Absoluto; la religión es la consciencia de Dios sobre sí mismo a través de la conciencia del hombre sobre Él.[4] Consecuentemente, si el Espíritu Absoluto ha de conseguir su objetivo de auto-realización en y a través del espíritu finito a través del que opera inmanentemente, el Dios transcendente del Cristianismo tiene que ser erradicado. En vista de movimientos objetivistas y subjetivistas del Espíritu Absoluto, la Trinidad puede ser cósmicamente reformulada. Eric C. Rust describe esto bien en términos de la doctrina de la creación de Hegel:

Para él. La doctrina cristiana de la Creación apunta hacia la producción eterna de naturaleza objetiva y espíritu subjetivo en donde el Espiritu cumple su movimiento de auto-determinación. El Espíritu concibe al Mundo, y haciendo esto se convierte en el Mundo. Por tanto, para Hegel, el Mundo es el Hijo. Como el Mundo en sus centros como “espíritu subjetivo” llega a conocer al Espíritu en la naturaleza y en las expresiones históricas del “espíritu objetivo”, el Hijo llega a conocer al Padre y así el Espíritu se vuelve hacia sí mismo. La doctrina bíblica del Hijo o de la Palabra [o Verbo, n.tr.] como el principio creativo a través del cual todas las cosas son creadas y sostenidas es universalizada y entendida en términos panteísticos. El Mundo no es un orden creado de la nada, sino ello mismo una expresión del Ser divino. La Esencia abstracta que es Espíritu e indeterminada busca la determinación como Hijo. El Mundo viene a la existencia como Hijo, a quien el Padre se presenta a sí mismo como objeto. A través del conocimiento especulativa de los espíritus subjetivos del mundo, el Espíritu se mueve hacia atrás hacia sí mismo; círculo completo. Tal conocimiento es el Espíritu Santo.[5]

Así que la creación para Hegel simplemente indica que el mundo viene de Dios en el movimiento dialéctico del ser de Dios. La doctrina de la encarnación, de modo similar, simplemente simboliza “la unidad esencial de la naturaleza divina con la naturaleza humana”.[6] Hegel fue un estudiante diligente de Spinoza en su juventud; al panteísmo de Spinoza Hegel añadió el tema del proceso de conversión, fabricando así un Dios que evoluciona, hecho objetivo en el mundo y en la historia. Diciendo que para Hegel “Todo viene de Dios y todo es Dios”, Schmidt correctamente denomina al punto de vista de Hegel como “Panenteísmo dialéctico”.[7] Lo que es distintivo no es tanto la anti-transcendencia de Hegel y sus empujes panteístas, sino su claro énfasis sobre la categoría dinámica del proceso histórico y la conversión: Dios evoluciona a través del despliegue del desarrollo histórico.

——


[1] G.W.F. Hegel, The Philosophy of History, trad. J. Sibree (Dover Publications, 1956), p. 9.

[2] G.W.F. Hegel, The Philosophy of Nature (Dover Publications, 1956), p. 247.

[3] Ibid., pp. 47-48.

[4] G.W.F. Hegel, Lectures in the Philosophy of Religion, trad. E.B. Speirs y J.B. Sanderson (Londres: Kegan Paul, Trench, Trubner & So., 1895), I, 33.

[5] Evolutionary Philosophies and Contrmporary Theology (Phladelphia: Westminster Press, 1969), pp. 52-53.

[6] Lectures in Philosophy of Religion, III, 108.

[7] Citado en G.F. Thomas, Religious Philosophies of the West (Nueva York: Charles Scribner’s Sons, 1965), p. 280.

Evolución vs. Dios

13 de agosto de 2013 Deja un comentario

Para activar los subtítulos, ir a verlo en Youtube activando los subtítulos en inglés y activando la traducción al español.

 

Un Adán Bíblico y Científico

18 de julio de 2013 Deja un comentario

Habiendo publicado ya todas las partes del artículo escrito por Vern S. Poythress, “A biblical and scientific Adam”, pongo a disposición del lector los enlaces a todos las partes, así como enlaces a su descarga en formato eBook.

——

Formato EPUB (Lectores en general)

Formato MOBI (Para Amazon Kindle)

——

Parte I

Parte II

Parte III

Parte IV

Parte V

——

¡Que sea de utilidad!

El Origen del Darwinismo, Parte IV – Precursores de la Llegada del Darwinismo

5 de abril de 2013 Deja un comentario

Por Greng Bahnsen

Goethe

Johann Wolfgang von Goethe

El fenomenalismo de Kant y el panteísmo de Spinoza fueron influencias cruciales en el pensamiento de Fichte. A su vez, la filosofía de Fichte despertó el interés de Johann Wolfgang von Goethe, quien fue fundamental en la consecución de una posición de enseñanza para Fichte en la Universidad de Jena. Mientras estudiaba en Leipzig, Goethe tuvo gran interés en lo oculto y en el misticismo religioso. Además del ocultismo y Fichte, las otras grandes influencias que tuvo fueron las filosofías de Kant y Spinoza. Goethe se convirtió en uno de los hombres de letras más reputados de Alemania: poeta, novelista, y científico. La primera parte de Fausto, la obra maestra de Goethe, apareció un año antes del nacimiento de Darwin. Como Spinoza, Goethe fue panteísta, describiendo el universo como las “prendas vivas” de Dios. Dijo que el universo expresa una fuerza creativa; sin embargo, no se debería pensar que Dios causó o controla el mundo: “¿Qué clase de Dios sería, quien solo empuja desde fuera?” (Weltanschauliche Gedichte, 1815). En vez de esto, Dios es el espíritu interior del mundo, su todo-embarcadora actualidad. Así, el número 807 en las Máximas y Reflexiones de Goethe declara que, “Somos panteístas cuando estudiamos la naturaleza…” Arnulf Zweig comenta que Goethe “sostuvo que Dios, siendo el inexorable orden de la naturaleza, no puede tener ninguna personalidad o ser en cualquier sentido estar fuera del mundo natural”.[1] En contra de Spinoza, y en acuerdo con Kant, Goethe sostuvo que la razón no puede conseguir un conocimiento adecuado de Dios. Goethe concurrió con la enseñanza del determinismo de Spinoza y Kant, considerando la idea de los milagros (esto es, la inmanente intervención en el proceso del mundo por un Dios sobrenatural) como una “blasfemia contra el gran Dios”. El trabajo de Goethe en la ciencia es digno de mención en cuanto a su relevancia para la evolución. Sintió que había destapado los principios secretos por los cuales la naturaleza opera, postulando que había una planta primaria que se había transformado diversamente a través de una metamorfosis de los organismos, que a su vez explicó por el principio de que la entera existencia es “una eterna división y unión”. La naturaleza fue constantemente conducida en un aumentativo ascenso, según Goethe. “Esta lucha en el ascenso Goethe creyó ser una característica universal de la naturaleza. Se revela a sí misma… en las variaciones de organismos similares que se desarrollan desde una forma básica”.[2] Charles Darwin evidentemente tuvo familiaridad con y fue favorablemente impresionado por el pensamiento de Goethe, pues más tarde Darwin le describió como a un “hacedor de caminos”.

En conexión con las opiniones panteístas discutidas anteriormente, sería apropiado mencionar el crecimiento del panteísmo en la filosofía de Karl C.F. Krause, un ex estudiante de Fichte en Jena. El Ser absoluto, dijo Krause, es uno con el mundo pero no exhausto por él. Dios es el ser primordial, la unidad de todo lo que existe. Krause dijo que el mundo era parte de Dios, cuya vida es expresada a través de los organismos del mundo y de la humanidad. La razón y la naturaleza fueron entendidas a ser seres subordinados dentro de Dios y que eran supremamente integrados en la humanidad. Individualmente, los hombres tienen unas almas no creadas y eternas; colectivamente, los hombres deben luchar para imitar la vida divina en el desarrollo de sus organizaciones sociales – culminando en el objetivo de la historia: la actualización de la unión cósmica entre la naturaleza, la razón, la humanidad, y Dios, en una ideal Liga de la Humanidad. Esta historia evolucionaría, dijo Krause, es recapitulada en el desarrollo progresivo de personas individuales (desde embrión a infancia, a juventud, a madurez, etc.), ambos reflejando las leyes de la vida orgánica divina. La transición por la cual la humanidad llegaría a la madurez sería efectuada por dos cosas según Krause: el descubrimiento de Spinoza de la naturaleza del ser, y el proprio desarrollo de Krause de esta idea. Históricamente la evolución de la vida orgánica divina progresó de politeísmo a monoteísmo, y después (en los días de Krause) a panteísmo, la verdad última de que todo existe en Dios. Krause vio la existencia del mundo como una forma originaria en el desarrollo interior de la actualidad de Dios, y vio a los hombres individuales como encarnaciones parciales de lo divino – programado a alcanzar la completitud cuando todos los hombres entran en una vida común.[3] Tales ideas eventualmente estarían presentes en el pensamiento del siglo XX también.


 

[1] “Goethe, Johan Wolfgang Von,” EP, III, 364.

[2] Ibid.

[3] Cf. Arnulf Zweig, “Krause, Karl Christian Friedrich,” EP, IV, 363-365.